Ayudas

El Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación va a destinar 2,3 millones de euros en ayudas para financiar proyectos en I+D+i, en el ámbito de los Planes Nacionales de Acuicultura, con el objetivo de reforzar la competitividad del sector acuícola a través del desarrollo de conocimientos técnicos, científicos u organizativos en sus explotaciones, tanto en cultivos animales como vegetales.

El Boletín Oficial del Estado ha publicado este lunes un extracto de la Orden de convocatoria de estas ayudas, que se concederán en régimen de concurrencia competitiva. La cuantía de las subvenciones se va a distribuir a lo largo de las anualidades 2021, 2022 y 2023, con cargo a los Presupuestos del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, contando con aportación del Fondo Europeo Marítimo y de Pesca (FEMP).

El Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, a través de ENISA, ha puesto en marcha la línea AgroInnpulso para financiar empresas del sector agroalimentario o del medio rural, que desarrollen actividades innovadoras y/o de base tecnológica y que generen nuevos productos, procesos o servicios, con especial atención a aquellas que generen empleo de calidad para jóvenes y mujeres.

13 millones de euros destinados a financiar tanto a quienes emprenden como a las empresas que quieren crecer.

Beneficiarios

Pymes agroalimentarias de toda la cadena de valor, incluidas las situadas en el medio rural que desarrollen actividades que desarrollen actividades innovadoras y/o de base tecnológica que apliquen sobre ésta (agroTIC) y que lleven a cabo su proyecto empresarial basando su actividad en la generación de nuevos productos, procesos o servicios.

El Cabildo de Tenerife, a través del área de Empleo, Desarrollo Socioeconómico y Acción Exterior, que dirige la consejera Carmen Luz Baso, ha aprobado en Consejo de Gobierno las bases y convocatoria de una línea de subvenciones destinadas a la puesta en marcha de iniciativas empresariales, por un total de 210.000 euros, ampliables con otros 100.000 euros.

“Desde el Cabildo de Tenerife seguimos vertebrando la ayuda en el desarrollo socioeconómico como eje para el despegue de la economía, que ha sido afectada por la crisis del Covid19”, ha indicado la consejera Carmen Luz Baso, “y a las ayudas a los autónomos y pymes y al mantenimiento del empleo sumamos ahora esta nueva línea de subvenciones que permitirá poner en marcha iniciativas empresariales que dinamicen el tejido productivo de la isla”, añadió

Lanzadera, una aceleradora que busca apoyar ideas emprendedoras desde su nacimiento hasta su consolidación. Esta iniciativa se encuentra dentro de Marina de Empresas, el ecosistema creado por el empresario valenciano y que aúna la escuela de empresarios EDEM y la inversora Angels. Todo un conglomerado empresarial que oferta muchas oportunidades para aquellos que cumplan los requisitos y que puede suponer un acelerón a su aventura empresarial. Así lo afirma el propio Jiménez, quien destaca a Capital que el objetivo de Lanzadera es “apoyar a líderes emprendedores”. Para ello, generan “las condiciones necesarias para contribuir a que puedan crear empresas eficientes y aportar valor a la sociedad implantando un modelo empresarial sólido”. La cuestión es cómo poder hacerlo y qué tipo de requisitos son los necesarios para poder optar a esta especie de beca de la que ya se han beneficiado “más de 800 startups de todos los sectores”.

Si oyéramos por separado a cada uno de los instrumentos entonando cualquier pieza clásica compuesta para orquesta es muy posible que ni siquiera fuéramos capaces de distinguir cuál es. Y es que hay sonidos que sólo pueden alcanzarse combinando con armonía lo mejor de cada instrumento. Con los grandes objetivos socioeconómicos ocurre igual: no hay ningún país, ningún sector, ninguna empresa -por grande que sea- que pueda lograr por sí sola cambiar el rumbo de los acontecimientos. El futuro sólo podemos escribirlo entre todos y, si queremos que suene bien, más vale que empecemos a afinar y a acompasarnos con nuestros compañeros de sección.

En Europa se acaban de aprobar los fondos Next Generation, destinados a la recuperación tras la COVID-19, y se han concebido como una oportunidad de reconstruirnos de una manera diferentes a las anteriores, más unidos: como una Europa más verde, más digital y resiliente. España, junto al resto de los Estados, tiene la oportunidad de dar un salto cualitativo en esa dirección.